Principales diferencias entre préstamos y créditos

Hoy vamos a ver las diferencias entre préstamos y créditos, debido a que en muchas ocasiones tendemos a pensar que es lo mismo, cuando realmente no lo es. Con el objetivo de ayudarte, en este artículo te muestro todo lo que debes saber entre ambas cosas. Así te será mucho más fácil saber si necesitas un préstamo o un crédito.

Qué es un préstamo

Un préstamo es cuando una persona o entidad bancaria te deja una cantidad de dinero concreta, de la cual conocemos el interés y el tiempo que vamos a tardar en devolver el dinero. Es decir, es una línea de financiación cerrada.

Qué es un crédito

En este caso, el crédito es cuando se pone a nuestra disposición una línea de crédito durante un periodo de tiempo. Esto quiere decir que no tendremos que disfrutar de todo el dinero, sino que nos dejan dinero y nosotros podemos usar el dinero que realmente necesitemos. Y en caso de que en el futuro necesitemos más dinero, podremos tirar de la línea de crédito.

Por otra parte, en un crédito no tendrás que pagar intereses hasta que no comiences a disfrutar del dinero.

Plazos de amortización

El plazo de amortización de un préstamo es muy sencillo. Tan solo tendrás que devolver el dinero en el tiempo establecido a la hora de firmarlo. Es decir, si te comprometes devolver el dinero en un año, tienes que saber que tendrás que pagar las 12 cuotas mensuales que has pactado y el préstamo quedará finalizado.

En cambio, los plazos de amortización de un crédito son diferentes. En este caso, el préstamo podrá ser devuelto en más tiempo, dependiendo de si volvemos a solicitar más capital del crédito o no. Es decir, en este caso no hay una fecha cerrada. Normalmente el tiempo de devolución suele ser superior en los préstamos que en los créditos, aunque esto no siempre es así.

¿Dónde son más bajos los intereses?

Esto dependerá del préstamo o crédito que solicitemos. Pero si miramos estos datos a nivel general, nos damos cuenta de que los intereses suelen ser más bajos en los préstamos, debido a que los mismos son cerrados. Pero antes de contratar una opción u otra, es muy importante que compares y apuestes por la opción que más te interese.

Y es que nunca se sabe que opción nos viene mejor hasta que no comparamos. Es importante que la línea de financiación te permita conseguir el dinero que necesitas y a cambio las condiciones sean las mejores posibles. En este caso tendrás que buscar el interés más bajo y la cuota que te permita devolver el dinero sin problemas. Compara y seguro que conseguirás la mejor opción. No olvides que cualquier tipo de duda que puedas tener nos la podrás preguntar a través del apartado de comentarios.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *