Sáb. Jun 22nd, 2024

Antes de elegir una propiedad, es fundamental determinar cuánto dinero puedes solicitar prestado. La ley establece un límite máximo de endeudamiento del 35% de tus ingresos, lo que significa que no puedes asumir un préstamo que supere este porcentaje. Para calcular la cantidad exacta que puedes pedir prestado, es necesario utilizar una calculadora financiera o realizar una simulación. Además, si deseas aumentar el monto disponible, puedes considerar opciones como solicitar un préstamo en conjunto con otra persona, presentar un aval, realizar un pago inicial más grande o explorar diversas alternativas de préstamos hipotecarios disponibles en el mercado. Estos pasos te ayudarán a tomar decisiones financieras sólidas al comprar una propiedad.

Tabla de contenidos

¿Cómo sabes cuánto puedes pedir prestado?

Según las leyes, no debes sobrepasar el 35% de tu ingreso en deudas. Así que si te estás preguntando cuánto puedes pedir prestado, aquí está el truco: asegúrate de que el pago mensual de tu hipoteca no exceda el 35% de tus ingresos netos cada mes.

Esta regla viene dada por la Decisión del 29 de septiembre de 2021 sobre las condiciones para otorgar préstamos hipotecarios por parte del HCSF (Alto Consejo para la Estabilidad Financiera). Esta decisión establece que el esfuerzo financiero de los prestatarios no debe superar el 35%. Es una medida para garantizar que la gente no se endeude más allá de sus posibilidades económicas.

¿Cuánto puedo pedir prestado con mi salario?

Si estás considerando solicitar un préstamo y quieres asegurarte de no comprometer demasiado tus finanzas, es esencial calcular tu ratio de endeudamiento. Esta medida te indica cuánto de tu salario puedes destinar al pago de deudas sin excederte. La regla general es no superar el 35% de tus ingresos mensuales en pagos de deudas.

Para calcular este ratio, simplemente divide tus costos mensuales entre tus ingresos mensuales y multiplica el resultado por 100. Es una fórmula básica pero útil para tener una idea clara de tu situación financiera.

Es importante tener en cuenta que esta fórmula no considera las tasas de interés que se aplicarán a un préstamo, ya sea para una hipoteca u otro tipo de financiamiento. Las tasas de interés pueden variar y afectar significativamente tu capacidad para pagar las cuotas mensuales. Por lo tanto, además de este cálculo, debes investigar y tener en cuenta las tasas de interés vigentes antes de comprometerte con cualquier préstamo.

Por dinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *