Mié. Feb 1st, 2023

La situación económica de muchas parejas es complicada, sobre todo ahora en la cual la inflación está haciendo que las cosas sean más caras, mientras que los salarios apenas suben. Eso está obligando a muchas parejas a solicitar préstamos personales en pareja para poder hacer frente a sus gastos. Y aquí es donde nos preguntamos ¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de solicitar un préstamo en pareja?

Antes de entrar en detalles, queremos dejar claro una cosa. Si te encuentras en esta situación es porque tienes muchos planes de futuro con la otra persona. Pero debes saber que el dinero es más fuerte que el amor, es decir, lo que hoy es bonito gracias al amor, mañana puede ser un enfrentamiento. Por ese motivo, aunque el corazón en este momento no te lo pida, te recomendamos hacer las cosas bien para evitar problemas graves en el futuro.

¿Cómo se paga un crédito solicitado por una pareja?

Si el préstamo tiene dos titulares, lo más común suele ser llegar a un acuerdo a través del cual cada una de las partes pague su parte, es decir, el 50%. Pero en ocasiones por diferentes cuestiones las parejas deciden pagar en porcentajes diferentes. En ese caso, es importante dejarlo todo bien escrito para que en el futuro no haya problema.

Pero queremos que tengas en cuenta un detalle, el banco o la empresa de préstamo le da igual el porcentaje que pague cada una de las partes. Solo quieren cobrar la cuota mensual. Por ese motivo, para formalizarlo todo, es importante dejar reflejado en un contrato privado el porcentaje que va a pagar cada parte. De esa manera podrás reclamar a la otra persona en caso de que la relación finalice. Como hemos comentado, hoy todo es amor, pero en el futuro nadie sabe. Por ese motivo, es mejor dejarlo todo bien atado para evitar problemas futuros.

¿A quien beneficia el préstamo en pareja?

Dependiendo del fin del dinero, el préstamo puede beneficiar más a una u otra parte. En el caso de que el dinero vaya destinado a unas vacaciones o mobiliario que vais a disfrutar las dos partes por igual, entonces lo más justo es que paguéis al 50%.

En el caso de que el bien que se va adquirir a través del préstamo vaya a ser disfrutado especialmente por una parte únicamente, como una moto o un coche, lo más normal es que el porcentaje más grande sea abonado por la parte que lo va a disfrutar. Luego la otra persona podrá colaborar, pero eso ya debería ser voluntario. De nuevo volvemos a repetir que el dinero puede ganar al amor en la gran mayoría de ocasiones. Tenlo en cuenta a la hora de solicitar el crédito en pareja.

¿Qué pasa con un préstamo si la pareja se rompe?

Cuando pides la financiación nunca piensas que puede llegar este caso, pero podemos asegurarte que esta pregunta es más común de lo que solemos pensar.

En este caso, lo más común es que la deuda pase a manos de la persona que finalmente se quede con el bien. Si ya no se puede disfrutar entonces la deuda debe ser pagada a partes iguales, es decir, al 50%.

En el caso de que la ruptura finalice con buen pie, lo cual no suele ser común, una de las partes podrá hacerse cargo de la deuda si así lo desea para salvar a la otra parte. En el caso de que una parte asuma la deuda, es importante retirar al otro cotitular para evitar problemas futuros.

Lo que está claro es que el banco quiere recuperar el dinero que ha prestado, por ese motivo es importante llegar a un acuerdo para pagar las cuotas. Al banco el amor le da igual, lo único que le importa es cobrar las cuotas mensuales.

Por dinero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *